¿Cómo decirle a tus hijos que te separas?

¿Cómo decirle a tus hijos que te separas?

Simplemente con pensar en cómo decirle a tus hijos que te separas, te penetra un dolor hondo y profundo.  

Comunicar la separación a tus hijos/as, cómo decirlo  y pensar en las consecuencias que esto puede acarrear, son miedos habituales del proceso de separación.

De hecho, esta puede ser la razón por la que todavía estáis  atrapados y sin tomar decisiones, y buscando la manera más adecuada para hablar con los niños/as.

En este artículo te voy a contar cómo comunicar esta decisión nada fácil, para hacer este proceso lo más sencillo posible para ellos y para ti.

“Una buena adaptación psicológica de los niños/as a la separación de sus padres parte de cómo se lo hemos comunicado  y de nuestra presencia afectiva que pueda acompañar sus inquietudes ante los cambios.”

¿Cómo afecta la separación a los hijos/as?

La separación o el divorcio es una situación difícil que afecta a toda la estructura familiar. Para la pareja siempre es un proceso doloroso pero habitualmente los/as hijos/as van a ser más vulnerables, y dependiendo como sea la gestión de  sus progenitores, los más afectados/as.

Los/as niños/as reaccionan de diferentes maneras ante el divorcio; la mayoría de los/as  niños/as sienten un montón de emociones confusas, siendo las más frecuentes la rabia y la tristeza.  Es parte del proceso normal sentir estas emociones, así como encontrarse con niños/as que parecen no sentir nada en absoluto. Incluso en muchas ocasiones los síntomas aparecen desviados hacia otras personas, objetos o actividades que no tienen nada que ver con el proceso de separación.

En función de la edad se pueden distinguir distintas reacciones características: 

  • Infancia (2 a 6 años): en los niños/as más pequeños van a ser habituales las conductas regresivas, como por ejemplo volver a dormir en la cama de sus padres, o bien llamadas constantes de atención o rabietas. En muchas ocasiones aparecen también alteraciones en el patrón de comidas y sueño, quejas somáticas, rechazo a ir al colegio, apatía o dificultades para jugar o relacionarse. 
  • Niños/as (7 a 12 años): en la etapa escolar los niños/as suelen exteriorizar en mayor medida sus sentimientos. Pueden aparecer comportamientos y conductas de recriminación hacia los padres (en esta etapa los niños pueden intentar volver a unir a sus padres), conductas manipulativas o pueden mostrar preferencia por una de las figuras paternas. Del mismo modo pueden aparecer sentimientos de culpa, baja autoestima, baja tolerancia a la frustración, impulsividad e incluso agresividad.  En esta etapa es donde puede ser más notable las dificultades en el rendimiento escolar.
  • Adolescencia: Siendo la adolescencia una época complicada, la separación puede incrementar conductas inadecuadas o de riesgo. En esta época se acentúan las conductas de desobediencia y aparecen conflictos o dificultades en las relaciones sociales. Por último también son características síntomas de baja autoestima, agresividad y baja tolerancia a la frustración. 

Todos estas dificultades pueden ser temporales si se ayuda al niño/a  a conseguir una buena adaptación a la nueva situación. En momentos como estos, el bienestar de los hijos/as es un objetivo prioritario y es importante estar atentos para  satisfacer tanto las necesidades físicas como emocionales de vuestros hijos/as.

Es muy importante que habléis con vuestros hijos/as  para explicar todo lo que va a ocurrir para reducir la incertidumbre. De la misma manera va a ser imprescindible que desvinculéis  vuestros  problemas matrimoniales de las necesidades de vuestros hijos/as  y así cooperar en la crianza de los hijos/as,  ya que la calidad de las relaciones familiares va a ser un factor crucial para superar el proceso de separación.

Cómo decirle a tus hijos que te separas – 10 Claves

  • Ten en cuenta la edad de tu hijo/a, busca palabras sencillas y claras.
  • Siempre que las circunstancias lo permitan, es conveniente comunicárselo con tiempo y si puede ser, antes de que se produzca la separación real. Esto les brindará un tiempo para ir comprendiendo la nueva situación, podrán acudir  a ti  o a tu pareja. con el fin de solucionar sus dudas y estarán mejor preparados cuando llegue el momento de la separación.
  • Es muy importante que ambos padres estén presentes, dejando a un lado los posibles problemas que existen entre vosotros. 
  • Adopta una actitud serena y confiada para poder transmitir estas mismas sensaciones a tus hijos, es igual de importante qué se dice que  cómo se dice.  
  • Propiciar un momento de tranquilidad familiar para comunicarlo.
  • Aportar seguridad. Los niños/as van a necesitar tener la seguridad de que siguen siendo una familia a pesar de que sus padres ya no vivan juntos.  La decisión debe ser comunicada de manera firme y con seguridad, ya que el modo en que los padres transmiten el mensaje a los niños va a afectar a cómo los niños van a recibirlo
  • Nunca se debe descalificar al otro progenitor. Recuerda que en la mente de tu hijo/a viven su padre y su madre, descalificar al papá o la mamá significa descalificar a tu hijo/a.
  • Se debe comunicar a los hijos que pasará de ahora en adelante: con quien vivirá, dónde, cuándo y cómo se realizará la programación de visitas, que cambios se van a producir, etc. 
  • No  prometer cosas que no se pueden cumplir. Los niños necesitan saber que se avecinan cambios a los que necesitan adaptarse y que eso no siempre puede ser fácil pero entre todos vais a conseguir lograr una buena convivencia. 
  • Dar oportunidad a que los niños expresen sus dudas o preguntas

Tu presencia es lo más importante.

Reafirmar lo mucho que les queréis. Muchas veces los niños creen que al no pasar tanto tiempo con sus padres estos van a dejar de quererlos. 

Hay que comunicarles que aunque en ocasiones los adultos dejan de amarse o de vivir juntos el amor por sus hijos no va a cambiar nunca. Un ejemplo puede ser: 

“Papá y mamá nos hemos divorciado porque era la mejor manera de vivir separados. Aun así, los dos os amaremos siempre. En ocasiones, los adultos dejan de quererse, pero los padres nunca dejan de amar a sus hijos, y nosotros no dejaremos de hacerlo”.

En estos momentos es importante vuestra presencia, conectando con  lo que surja en tu hijo/a,  dando oportunidad a que puedan preguntar y expresar sus afectos, reafirmando con vuestra mirada lo mucho que le queréis.

Te invito a reflexionar sobre estas orientaciones que te he comentado. Si quieres que te ayude en cómo decirle a tus hijos que te separas, puedes visitar mi web donde ofrezco un servicio para familias de manera presencial u online.

María Pastor

María Pastor

Psicóloga colegiada M-22076, experta en psicoterapia de familia y de pareja, con larga experiencia tratando niños y adolescente y especialista en psiconutrición.

ÚNETE A LA NEWSLETTER

¡Y serás el primero en enterarte de los nuevos contenidos que publique por aquí!

Comparte si te ha gustado:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Share via
Copy link
Powered by Social Snap